martes, 20 de agosto de 2013

Cine O-Culto: House (1977)

Cine O-Culto: House (1977)

¿Te gustan los años setenta, sus pelis de terror llenas de comedia y el surrealismo fílmico? Entonces te encantará esta película, que sólo, para no decepcionar a nadie, hay que tomarse obligatoriamente con humor. "House" es oficialmente la ópera prima del director japonés N. Obayashi fuera del cine experimental, en un largometraje.



Oshare desea hacer un viaje sola con su padre para aprovechar las vacaciones de verano cuando éste le presenta a su nueva madrastra. Ella, cuya madre está enterrada, no la quiere aceptar como su nueva protectora y escribe a su tía, que vive en una remota casa apartada en el campo, la cual no ve desde hace años, con la intención de ir a visitarla. Al mismo tiempo, sus amigas también planean un viaje, pero se tuerce y Oshare acaba invitándolas al retiro de su tía. Todas son de personalidad muy alegre, algo estúpidas, como la mayoría de las víctimas de una película de terror tradicional. Cuando llegan a la casa encuentran a la tía medio ciega y en silla de ruedas, detalle ominoso, que ella no clarifica cuando le preguntan. El resto del film es una típica/atípica película de terror de casas encantadas: suceden hechos extraños que sólo Fanta (una de las chicas) ve, nadie le cree, y comienza la pesadilla. Poco a poco van desapareciendo misteriosamente...


Lo que hace esta película especial no es pues su argumento, sino la forma de llevarlo a la pantalla. Lo cierto es que al terror es difícil ponerle cara, como al resto de emociones abstractas que puede experimentar el ser humano, al contrario de lo que piensan los que crearon los emoticonos del Whatsapp. Este film va más allá del surrealismo de Buñuel, Dalí o Bretón, se instala en la psicodelia: todo es un universo de colores deslumbrantes, vivos, alternos. Aprovecha recursos propios de las películas de serie B americanas, que más que asustarnos, consiguen que nos riamos a carcajadas, que pensemos que perdemos el tiempo viendo esta película, pero como dije antes, hay que estar predispuesto desde el principio para el humor, porque en esta película aparecen: gatos fantasmas, pianos de cola antropófagos, hombres que se convierten en plátanos, y colchones y lámparas asesinas entre otras cosas. Obayashi reconoció que, a pesar de que la idea inicial fuera la creación de efectos especiales que parecieran obras de niños pequeños (y de hecho, en algunos momentos así lo parece), él no estaba contento con muchos de ellos.


Lo cierto fue que Obayashi trabajó sin guión durante dos meses con actrices amateurs, muy guapas, pero inexpertas. Él mismo reconoce que tuvo suerte por poder rodarla porque era muy extraño que una historia así, basada inicialmente en la radionovela de mismo nombre, pudiera salir a la luz en forma de película, pero dio con quien necesitaba una película incomprensible (el estudio japonés Toho), a pesar de que como hemos podido comprobar el argumento es bastante simple y recurrente. Este mismo estudio que financió la película no esperaba un gran éxito tras verla rodada. Sin embargo, se sorprendió: "House" es un clásico del terror japonés en el que muchas películas de casas fantasmales se han mirado.


Eta película de trash-horror se merece estar entre otras cosas en nuestro rincón de Cine O-Culto por todo lo dicho y por su influencia en uno de los grandes cineastas actuales del país nipón: Takeshi Kitano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario