martes, 13 de agosto de 2013

Cine O-Culto: Post Tenebras Lux

Cine O-culto: Post Tenebras Lux

"Post Tenebras Lux" (2012) es el último film del director mexicano Carlos Reygadas, alabado en el mundo del cine por "Luz silenciosa". Sus películas son por lo general muy personales, de ahí que no a todo el mundo le guste.



"Post Tenebras Lux" es el tipo de película que te gana un Festival de cine en Cannes y que luego los críticos la ponen a parir: entre otras cosas porque al igual que hace David Lynch en "Inland Empire", sólo que de una forma un poco más pobre, se intenta escapar del canon clásico de lo que debe ser una historia y como ha de contarse. El argumento de "Post Tenebras Lux" no es un argumento sumamente complejo de entender, por el contrario, simplemente se limita al desarrollo de la vida de Juan y su familia, que viven en una cabaña del interior de Méjico; prácticamente podemos decir que todo es cotidiano y "normal" hasta los treinta últimos minutos, cuando "Siete" uno de los personajes entra a robar a casa de Juan y le dispara justo en el momento en el que se dispone a partir de viaje con su mujer para recuperar su buena relación con ella. La cotidianeidad de la vida es lo que pretende reflejar Reygadas recurriendo a una forma de percibirla nunca antes empleada en el cine, en la que se destapan todas sus maldades, porque este film es eso "luz tras un amasijo de tinieblas".


Esta película es una combinación en cierto modo de sus películas anteriores: "Batalla en el Cielo", "Luz silenciosa", incluso "Japón", donde no hay pudor a la hora de ofrecernos una imagen surreal, procedente de un mundo puramente onírico. De ahí que este film tenga una basta influencia de Lynch, pero no sólo de él. La forma de enfocar los planos, intentando atrapar la naturaleza, la belleza en la lente, deriva de las películas de Terrence Malick, donde se busca el preciosismo visual. Y al mismo tiempo se aspira a un escepticismo, a poner a los personajes en situaciones límites con escasos efectos especiales, como frecuenta hacer el danés Lars Von Trier en sus películas. Aunque lo cierto es que no consigue lo ambicionado, no alcanza la grandeza de estos tres directores, y por ello este no es una película de culto, sino un fracaso según sus ambiciones.



Sin embargo, resulta muy interesante y es posible que muchas películas futuras le deban mucho a ésta, que podríamos por sus particularidades formales introducir dentro del cine experimental. En primer lugar, llama profundamente la atención el hecho de que en esta película no aparece ni un actor profesional, y lo cierto es que no por ello la interpretación es mala, muy al contrario, tanto Juan como su familia como muchos de los personajes están a la altura de su difícil guión: son capaces de transmitirnos toda la psicología del personaje en cuya piel se meten y eso es algo digno admiración en personas que no se dedican a la actuación. En segundo lugar, junto a la historia principal se van introduciendo escenas que aparentemente nada tienen que ver, en otros idiomas (inglés y francés), que pueden parecer un capricho del director, que quizás significan algo o no, o simplemente contribuyen a potenciar el preciosismo y el nihilismo del que antes hemos hablado. Un ejemplo de ello puede ser la escena de los niños (¿estadounidenses?) que juegan al rugby. En tercer lugar resulta bastante llamativo la calidad de imagen que se nos ofrece, y es que la mayor parte de la película está rodado con una lente que deforma lo que graba, dejándole al espectador un espectáculo visual interesante, quizás en ocasiones molesto, pero muy personal. Pretende plasmar ante todo de esta forma una perspectiva de la realidad nunca antes ofrecida y ello tiene su mérito.



A pesar del preciosismo, el final trágico que anticipa el diablo, al comienzo del film, entrando violentamente en el dormitorio de Juan y Natalia, va vaticinado, además, por otras escenas, muy llamativas: Juan golpeando hasta la muerte a una perra o la escena en la que estos animales devoran ávidamente la carne que su amo les ha dado.


"Post Tenebras Lux" es una película que nunca llegará a ser genial, pero que podrá influir a otras que, quizás sí lo lleguen a ser y es por ello que merece estar en nuestra colección de cine O-culto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario