sábado, 8 de noviembre de 2014

Fragmento de "Historia de un caballo", de León Tolstoi


"Las palabras "mi caballo" me parecían tan ilógicas como "mi tierra, mi aire, mi agua", pero causaron en mí una impresión profunda. Mucho he reflexionado después acerca de esto, y únicamente mucho más tarde, cuando aprendí a conocer mejor y más cerca a los hombres, fue cuando me pude explicar todo eso.
Los hombres se dejan llevar por palabras y no por hechos. A la posibilidad de hacer tal o cual cosa, prefieren la posibilidad de hablar de tal o cual objeto en los términos convencionales establecidos por ellos.
Y esos términos, que para ellos tienen grandísima importancia, son los siguientes: "El mío, la mía, los míos, mi, mis". Los emplean al hablar de los seres animados, de la tierra, de los hombres y hasta de los caballos. También es común que una persona al hablar de un objeto lo califique de "mío". La persona que tiene la posibilidad de aplicar la palabra "mío" a un gran número de objetos es considerada por las otras como la más dichosa.
No podré deciros cuál es la causa de todo este razonamiento. Muchas veces me he preguntado si será el interés el motivo de todo, pero siempre he rechazado la idea, y he aquí por qué: Muchas personas me consideran propiedad suya, y, sin embargo, no se sirven de mí; no son ellas las que me alimentan y me cuidan; las que lo hacen son extraños a quienes no pertenezco: palafreneros, cocheros, etc. 
 Un hombre dice: "mi tienda", y jamás pone en ella los pies; o bien: "mi almacén de ropa", y no toma nunca un metro de paño para sus necesidades. Hay hombres que dicen "mis tierras" sin haberlas visto nunca. Los hay también que emplean la palabra "mío", aplicándola a sus semejantes, a seres humanos a quienes jamás han visto, y a los cuales causan todos los daños imaginables: dicen "mi mujer" al hablar de una mujer que consideran como propiedad suya.
 El principal objeto que se propone ese animal extraño llamado hombre, no es el de hacer lo que considera bueno y justo, sino el de aplicar la palabra "mío" al mayor número posible de objetos. Esa es la diferencia fundamental entre los hombres y nosotros; y, francamente, aun prescindiendo de otras ventajas nuestras, bastaría ese sola para colocarnos en un grado superior al suyo en la escala de los seres animados."

No hay comentarios:

Publicar un comentario