jueves, 25 de julio de 2013

La alcoba y el tiempo, de Joaquín Caro Romero

La alcoba y el tiempo, de J. Caro Romero

Se diría que el tiempo
no sale de esta alcoba,
que es más bien el espacio
quien se mueve y se transforma.

Cuatro paredes. Unos
zapatos en la alfombra
vacíos. Un espejo.
Una bombilla rota...

Se diría que el tiempo
no pasa cuando gozan
los dioses. Se diría
que es eterna la rosa.

Cuántos niños suplican
nombre y ser en la alcoba
hijos del viento impuro
y ceniza honda.

Se diría que el tiempo
no se da ni se toma,

que el tiempo es como el vino
recogido en la copa,
desgraciado en el suelo
y feliz en la boca.

lunes, 22 de julio de 2013

Breve reseña sobre "Fantasmas contra extraterrestres" de Javier Avilés y algunos aforismos.

Reseña de "Fantasmas contra extraterrestres" de Javier Avilés

Puede parecer que a simple vista un relato que se titula "Fantasmas contra extraterrestes" haya sido escrito solamente para saciar a un público más bien conformista. Puede incluso parecer comercial, pero... ¡las apariencias engañan! Y que en un principio parece literatura fácil deja de serlo para convertirse en un divertido debate filosófico encubierto sobre la naturaleza del ser. ¿Son las cosas como creemos que son o es nuestra visión las que las transforma en algo que pueda entenderse? ¿Cómo describirías a un extraterrestre? ¿Es en sí mismo descriptible? Y, mientras que lo describimos, ¿no lo estamos condicionando a nuestra perspectiva? ¿No lo humanizamos de esa forma?

Dentro del relato "Fantasmas contra extraterrestres" es el videojuego preferido del protagonista, un carpintero que un día se embarca en un navío. El juego comienza con una invasión alienígena, los humanos impotentes ante el arsenal enemigo, presas del terror, se suicidan. Los fantasmas de los suicidas comienzan poco a poco a mermar el ejército extraterrestre hasta que sólo permanece con viva en la superficie terrestre el personaje del jugador, quien debe investigar a las criaturas sobrenaturales.

En el relato, en el cual se desarrollan dos historias paralelamente (la del juego y la de la vida, llamémosle real, del carpintero), se nutre de autores (el escritor no tiene problemas en mencionarlo) como Stanlav Lem, James Joyce o Edgar Allan Poe (sobre todo de éste último), y lo cierto es que Javier Avilés no tiene nada que envidiarle a estos grandes maestros. Se despliega un dominio espectacular de la frase corta. Todo en él es dinamismo.


Algunos aforismos curiosos:

"La muerte es el escenario narrativo. Toda narración es un descenso al infierno."

"En internet nadie sabe que soy un perro."

"La descripción mata al monstruo y lo convierte en un adorable muñeco de peluche."

Puedes leer el relato en el blog de su autor: http://ellamentodeportnoy.blogspot.com.es/2013/07/fantasmas-contra-extraterrestres.html

 

viernes, 12 de julio de 2013

Historia fantástica, de Marco Denevi


Historia fantástica, de Marco Denevi


Cuenta fray Jerónimo de Zúñiga, capellán de la prisión del Buen Socorro, en Toledo, que el 7 de junio de 1691 un marinero natural de las Indias Occidentales, de nombre Pablillo Tonctón o Tunctón, de raza negra, condenado al auto de fe por brujo y otros crímenes contra Dios, se evadió de la cárcel y de ser quemado vivo pidiendo a sus guardianes, tres días antes de marchar a la hoguera, una botella y los elementos necesarios para construir un barco en miniatura encerrado dentro del frasco. Los guardianes, aunque el tiempo de vida que le quedaba al reo era tan breve, accedieron a sus deseos. Al cabo de los tres días el diminuto navío estaba terminado en el interior del vidrio. La mañana señalada para la ejecución del auto de fe, cuando los del Santo Oficio entraron en la celda de Pablillo Tonctón, la encontraron vacía lo mismo que la botella. Otros condenados que aguardaban su turno de morir afirmaron que la noche anterior habían oído un ruido como de velas, chapoteo de remos y voces de mando.

(De Falsificaciones)
 


Texto encontrado en http://dueloliterae.blogspot.com.es/

martes, 2 de julio de 2013

Mientras en tu oficina respiras, de Carlos Bousoño

Ya sea cruel o bucólica, cuando la imaginación del lector y del escritor comienza a funcionar es jodidamente imposible detenerla. Inmerso en un papel imagina mundos extraños, historias ajenas, hechos asombrosos y no tan formidables. En este poema de Las monedas contra la losa Bousoño imagina macabro que imagina un hombre mientras escribe. También puede significar lo dificultoso de escribir, pues... bueno, mejor será que lo averigüéis vosotros mismos.






Mientras en tu oficina respiras



Mientras en tu oficina respiras, bostezas, te abandonas, o dictas en clase una lección
ante extraños alumnos que fijamente te contemplan, con sueño aún en la temprana hora;
mientras hablas, mientras gesticulas en el café,
o inmóvil te concentras en la meditación
de tu escritorio, o echado en el hondo diván
repasas lentamente recuerdos de tu vida; mientras
      quieto te abismas en la visión de la llanura interminable,
      o mientras escribes una lenta palabra te recreas en su dulce sonido,
      en su amorosa realidad,

caes, estás cayendo hacia atrás por una quebrada del monte,
estás rodando entre piedras y cardos por la abrupta pendiente
hacia un barranco en el que corre un río,
rápido como el viento un río corre,
estás herido en la boca, en las manos, el pecho,
sangras por un oído, te despeñas por el farallón
cabeza abajo,
con las piernas en abierto compás,
hacia el fondo, ya con los huesos rotos,
crispadas mano y boca, hacia el abismo, abajo,
súbitamente próximo,
escribes la palabra lentamente, te concentras, murmuras, en el café discutes, muy despacio sonríes,
       adelantas una noble razón,
aduces un adorno, un tejido, un recamado oro,
hablando en la tarima de tu clase diserta,

donde todos están cabeza abajo.